Dirección

Presidente

Juan Esteban Lazo Hernández

Diputado por el municipio Arroyo Naranjo, provincia La Habana

Miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba

Comenzó a trabajar en el molino arrocero de La Isabel, provincia de Matanzas y en el secadero de arroz. Ingresó en la AJR desde su fundación. Fue alfabetizador e ingresó a las MNR en 1961. Nombrado Primer Secretario del Comité Regional del Partido en Colón, Matanzas. Promovido en 1971 al Buró Provincial del Partido en Matanzas y Delegado Provincial del MINAG (1979). Fue Primer Secretario del Partido en Matanzas, Santiago de Cuba y Ciudad de La Habana. En el 2003 pasó a Miembro del Buró Político para atender la esfera Ideológica. Delegado a todos los congresos del Partido. Desde 1981 es Diputado de la ANPP.

Atribuciones

a)      presidir las sesiones de la Asamblea Nacional y velar por la aplicación de su reglamento;
b)      convocar las sesiones ordinarias de la Asamblea Nacional y determinar los días, hora y lugar en que se celebren;
c)      proponer el proyecto de orden del día de las sesiones de la Asamblea Nacional;
d)      firmar y disponer la publicación en la Gaceta Oficial de la República de las leyes y acuerdos adoptados por la Asamblea Nacional;
e)      organizar las relaciones internacionales de la Asamblea Nacional;
f)       dirigir y organizar la labor de las comisiones de trabajo permanentes y temporales que sean creadas por la Asamblea Nacional;
g)      asistir a las reuniones del Consejo de Estado;
h)      designar, provisionalmente, cuando no esté reunida la Asamblea Nacional, las comisiones permanentes y temporales, así como los grupos parlamentarios de amistad, sujetos a ratificación en la próxima sesión;
i)       dirigir y organizar las relaciones de la Asamblea Nacional con los restantes órganos y organismos estatales;
j)       nombrar a los funcionarios de las oficinas auxiliares de la Asamblea Nacional;
k)      nombrar Comisiones  Especiales de Ética;
l)       proponer a la Asamblea Nacional que los proyectos de leyes sean sometidos a consulta popular, cuando lo considere conveniente;
m)     las demás que por la Constitución de la República o la Asamblea Nacional del Poder Popular se le atribuyan.

Intervenciones

Reflexiones en reuniones efectuadas con los Presidentes de las Asambleas Provinciales del Poder Popular y del Municipio Especial Isla de la Juventud

20 de febrero de 2016

Hay que fortalece la base, la circunscripción, los Consejos Populares, los Consejos de la Administración y las asambleas provinciales y municipales del Poder Popular. Aumentar la producción, velar y exigir por la calidad de los servicios que se le brindan a la población.

 El enemigo está a la espera del cambio generacional del 2018. El programa de Atención Integral al Perfeccionamiento del Poder Popular  no es sólo para los órganos del Poder Popular, es de todos es para defender a la Revolución, es del Partido Comunista de Cuba, de los organismos de la Administración Central del Estado y las organizaciones de masas. Lo tienen que conocer todos los factores  del municipio.

Falta un sistema de control a la gente que hace las cosas. Tenemos los organismos globales de la economía que controlan y a ellos hay que controlarlos también. La Contraloría General de la República detecta problemas que no deben ocurrir en los territorios con tantos organismos de control que tienen.

Miremos al frente, el enemigo tiene planes para derrumbar las revoluciones progresistas en el mundo.

Para apoyar la labor de los delegados es necesario atender oportunamente los planteamientos que los electores le formulan, cuidando porque planteamientos que se solucionaron en un momento no vuelvan a surgir otra vez. Hay que trabajar y discutir al nivel de los Consejos Populares con todos los implicados, planteamiento a planteamiento, para lograr que al arribar al segundo proceso de reuniones de Rendición de Cuenta estén solucionados la mayoría de los estos. Lo anterior contribuirá a que la gente asista con más conciencia a estas reuniones. Hay que preparar adecuadamente a los delegados y brindarle los argumentos por los cuales determinados asuntos no se pueden solucionar para que no se llenen de planteamientos explicada la causa de la no solución, pero todo previo un análisis exhaustivo del asunto que demuestre que en realidad no se puede resolver.

Que no se desvirtúe la participación de los jóvenes en el control a los procesos de reuniones de Rendición de Cuenta del delegado a sus electores. En todo lo que se pueda utilizar a los jóvenes que se utilicen, darle su protagonismo y que se sientan útiles, pero esclareciendo bien el concepto y en qué consiste su participación.

El problema más importante, difícil y necesario que hay que  resolver con urgencia para el futuro de la Revolución es el de los Cuadros en todos los niveles y esferas.  El más complicado.

En materia de control interno y de contabilidad hay un porciento de los problemas subjetivos. La guía que la Contraloría General de la República ha enviado como instrumento de trabajo a todos los lugares puede responderse con claridad. Hay un poco de descuido, lo que provoca que se repitan los mismos problemas. En el fondo hay un problema de método de trabajo, de forma de trabajar.

Hay que profundizar y controlar el funcionamiento de los Consejos de la Administración, no lo digo por gusto, lo digo con toda intención, revisar actas, los temas que tratan en sus reuniones, la calidad del debate, las propuestas de acuerdos a aprobar, cómo se implementan, si se define quién controla y quién controla a quien controla, si se cumplen o se incumplen los acuerdos y quiénes son los responsables de esos incumplimientos. Si no hay ese tipo de trabajo, y estamos por las ramas y vemos solo los aspectos de carácter funcional y no nos metemos concretamente en los problemas de carácter administrativos, estos problemas van a seguir.

Yo digo que si se utiliza la guía que ha mandado la Contraloría, y los documentos emitidos por el Ministerio de Finanzas y Precios, los problemas de control interno no pueden surgir. Los problemas en el funcionamiento de las tiendas de materiales de la construcción, las violaciones en la política de subsidios, de entregárselo a quien no le corresponde, nada tienen que ver con la falta de personal en los organismos globales de la economía, es falta de control y exigencia de los directivos responsables de ejecutar esas políticas.

Uno de los problemas fundamentales que tenemos nosotros para enfrentar todo lo que se nos viene encima es el problema de los cuadros de dirección, y el otro es que somos muy malos administradores, ese es el otro problema. Ahora empezamos tiempos nuevos, cuando empiecen los negocios con la inversión extranjera el que aquí no sepa administrar… nos van a comer por un pie. El que no sepa hacer un negocio ni sacar cuentas, nos va a afectar. Y eso  lo tenemos ya encima

Nosotros tenemos que dedicar un día un Consejo de la Administración ampliado a analizar y estudiar estos problemas que nos impiden una correcta administración, hay que dedicar tiempo a eso.

Los análisis  hay que realizarlos desde la planificación y la organización.

Hay que evaluar, háganse ustedes mismos un autocontrol y revisen qué contenido de trabajo tienen cada uno de los compañeros que se les subordinada, ¿quién se los controla, quién se los exigen?, ¿cuántas cosas tienen que hacer compañeros que trabajan con ustedes que las hacen ustedes? Y les caen atrás ustedes.

Tenemos una dirección de Finanzas, de Economía, de Inspección, direcciones de empresas y unidades presupuestadas. ¿Cómo evaluamos el cumplimiento de la responsabilidad individual de todos estos compañeros que tenemos para administrar y para controlar? Revisemos todo esto, que nos vamos asustar de muchas cosas que vamos a ver. De gente que no hace lo que tiene que hacer, que tiene instrumentos que si lo aplican no fallan. Lo que pasa es que a veces no conocen ni los documentos.

Por eso ayer yo estaba diciendo que los seminarios, los análisis, las discusiones hay que llevarlas un poco más a la base, donde se hacen las cosas, donde se presentan los problemas.

Revisen qué hace cada uno de los compañeros que laboran en los organismos globales de la economía, y verán que ahí tenemos gente subutilizadas gente que no cumple con sus deberes. Hay que buscar las causas de esos problemas que aparecen en el informe de la Contraloría General de la República, tenemos que seguirnos preguntando por qué ocurren las cosas, sobre todo las que se reiteran, definiendo que medidas se van a tomar. Ustedes solos no se pueden volver locos, vuelvan locos a los que se les subordinan, implíquenlos, hasta el de muy abajo. Hay que involucrar a todos en el cambio del estado actual de las cosas.

Hay que trabajar con integralidad, hay que incorporar al Partido, al sindicato a todos los factores en estos análisis. No podemos dejar que haya trampas en la aplicación de programas sensibles aprobados por el Estado en función de la calidad de vida, sobre todo, de la población más vulnerable.

Sugiero que hagan esos análisis pongan a funcionar esa cadena. Y verán cuántas cosas van a salir en cuanto a los métodos de trabajo. Obliguen a la gente a que se lean los documentos.

No usamos ni trabajamos con los documentos, ni enseñamos a trabajar a nuestros subordinados con los documentos normativos, máxime con la fluctuación de cuadros que tenemos y que no siempre son los mejores.

Si se administrara bien tuviéramos mucho más de lo que hoy tenemos.

Tenemos que sacudirnos hemos entrado a un año decisivo y complejo.

Los cuadros principales tienen que dedicar mucho tiempo a pensar, encerrarse solitos  a pensar cómo poner a trabajar a todo el mundo. Y evaluar cómo andan las cosas, y por dónde es que está la dirección principal, en ese momento y cómo entrarle. Los cuadros principales tienen que dedicar mucho tiempo a pensar y a leer no sólo los informes, sino otros  documentos que le brinden información.

Repito porque es algo que enseña, hay que hablar bastante con la gente que hace las cosas. Eso le da una experiencia a uno tremenda, porque dondequiera te encuentras un sabio, no un filósofo, o un licenciado o un doctor, pero un sabio de lo que hace te lo encuentras dondequiera.

Los municipios todo lo que puedan hacer para acrecentar sus presupuesto, lo tienen que hacer, y este tema del cobro de las multas es una de las fuentes de ingresos.

La impunidad es un problema que influye en la instauración de un sistema de indisciplina y hace prevalecer el irrespeto, el desorden. El daño es doble limita los ingresos al presupuesto por esta vía y provoca también un daño moral ideológico  en las personas.

Los municipios tienen que organizar el sistema y elevar la gestión de cobro de multas.

No basta con completar la plantilla de los organismo globales de la Economía que actúan en los territorios, hay que enseñarlos a trabajar y exigirles responsabilidad, organizarlos e intercambiar con sus colectivos laborales la importancia de la labor que realizan y la conducta ética que los debe caracterizar.

Tienen que cambiar los métodos de trabajo. En los territorios hay que desarrollar más intercambio en la base, con los colectivos laborales, hay que estimular  a nuestros trabajadores.

Hacer análisis colectivos de los problemas con integralidad.

Tenemos que trabajar siempre por la victoria, enfrentar las dificultades oportunamente, seguros de que vamos a vencer junto a nuestro pueblo.

 

 

19 de noviembre de 2015

 Si no hay un trabajo de integración entre todos los organismos y todas las autoridades implicadas en las provincias y municipios no se resuelve los problemas  en la atención a las personas con conducta deambulante. Hay que identificar y aplicar lo determinado en las leyes establecidas a todas las familias que abandonen a personas desvalidas.

El grupo de Prevención y Atención Social tiene que ocuparse de esas personas que viven en nuestros barrios. Los momentos exigen integración de todos los factores para enfrentar los problemas. Hay que buscar mecanismos, hay que evitar que las personas atendidas por conductas deambulantes sean retenidas y no abandonen sus lugares de residencia. Es necesario revisar la atención que se da en los barrios a las personas ya identificadas.

Hay que evaluar los mecanismos establecidos para la atención social dado los retos que nos impondrá la normalización de las relaciones con los Estados Unidos. Las autoridades de las provincias deben evaluar el uso de los medios de difusión que tienen a su alcance en cada localidad para dialogar sobre el tratamiento dado a estas personas con problemas sociales, sobre todo las que son diagnosticadas como alcohólicas o adultos mayores que viven solos.

El Estado no puede solo, económicamente hablando, encargarse de todas las personas mayores de 60 años. No podemos seguir creciendo en problemas sociales. Hay que trabajar más con la familia, en la comunidad, en los barrios. Sería doloroso para la Revolución crear instituciones que se conviertan en un “almacén de viejitos” Hay que educar  a la familia en la responsabilidad que tiene con todos sus componentes. Apelar a la inteligencia de los cuadros y la iniciativa para tratar estos temas.

El grupo de Prevención y Atención Social tiene que arreciar su trabajo en cada localidad.

Hay que ser sistemático en la atención a la aplicación de la Resolución Nro 17 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social  del año 2014 y atacar los problemas que surjan con inmediatez. Controlar a las entidades que en la base aplican lo establecido en la citada resolución, y sobre todo exigir con rigor a los cuadros de estas entidades ante desviaciones que surjan.

Tenemos que hablar más de los resultados que del trabajo que hacemos.

Las nuevas condiciones que va imponiendo el proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y Estado Unidos requieren que las autoridades de cada territorios conozcan los problemas de los lugares más vulnerables y complejos, hasta la cifra de repatriados y a que se dedican, esto último lo tienen que dominar no solamente el Ministerio del Interior sino todos los factores que actúan en las comunidades donde viven.

Hay que usar mejor todas las instalaciones culturales que  tenemos en los territorios y utilizarlas en diferentes proyectos culturales.

No se trabaja bien en la cultura la política de Cuadros, se ponen cuadros políticos o maestros. Fidel creó una extraordinaria cantera de cuadros: Los Instructores de Arte. Otra cantera de cuadros son los talentosos graduados de nuestras escuelas de artes.  Hay que aprovechar ese potencial.

En la cultura en el producto cultural que se oferta manda Cultura, ni la gastronomía, ni el turismo, la responsabilidad de las actividades culturales en esos espacios es de Cultura.

A los trabajadores que laboran en las nuevas formas de gestión hay que ganarla para la Revolución. Tienen un peso importante en la economía, razón por la que hay que crearles condiciones porque ellas promueven nuevos servicios en los municipios. Hay que aprovechar sus ventajas sin desconocer sus peligros. Raúl reclama atención de todos los cuadros a este tema, analizar lo que se ha logrado hasta el momento y exigirles el cumplimiento de las disposiciones legales establecidas para su funcionamiento.

No se puede pensar o aspirar a mantener el prestigio del delegado y la fortaleza de nuestro sistema político si, en primer lugar, no fortalecemos la economía, si no trabajamos en el cumplimiento de los planes y logramos que haya más riqueza en el país como fruto del trabajo de todos, más ahorro, si no aumentamos la producción para las exportaciones y para sustituir importaciones.

Si no resolvemos los problemas que se presentan en la economía no podemos satisfacer muchos de los planteamientos que expresan necesidades que tiene el pueblo. El trabajo se convierte en una fortaleza para afianzar nuestro sistema político. Los cuadros tienen que aumentar la capacidad de trabajo, pensar y ser creativos. Si siguen los problemas en la calidad de los servicios se sigue afectando la confianza del pueblo en el sistema del Poder Popular.

Tiene que haber atención eficaz al pueblo. Si no se atienden a las masas, estas perderán la confianza  en el Sistema Político. Tiene que existir atención integral a la población en todos los lugares.

El desarrollo local genera satisfacción, es fuente de empleo y también garantiza más confianza de la gente en las instituciones locales y por ente en el sistema que construimos.

No se concibe un cuadro sin sensibilidad cualquier defecto se le puede perdonar menos ser insensible. No se puede dirigir si no hay diagnóstico, si no se identifican y atacan los problemas, y si no se ejecuta mayor control a los responsables de hacer las cosas.

Hay que trabajar con inteligencia, identificar cual es el problema que si lo solucionamos resuelve otros. Hay que producir más, la gente tiene que sentir de cerca los beneficios  del Socialismo. No siempre le hablamos a la gente de la obra edificada por la Revolución para bienestar de todos. En cada tarea hay que darle protagonismo a la juventud, trabajar duro en las escuelas y con todos los jóvenes. Los jóvenes como es lógico se parecen a su tiempo, pero igual tiene que parecerse a sus padres sobre todo en los sentimientos patrióticos. Recordemos que en cada etapa de la lucha revolucionarias que libró este pueblo los jóvenes fueron los protagonistas por excelencia.

Todos los factores tienen que ocuparse de la atención a los planteamientos que se formulen. Es imperdonable lo que acontece, muchas de las causas que se señalan son justificativas y denotan falta de seriedad en la atención a este asunto. Los chequeos al respecto tienen que ser más sistemático, diarios, no pueden ser trimestrales, hay que estar encima de los responsables y exigir más, y llamar a quien haya que llamar cuando se presenten los problemas y se avizoren incumplimientos. Hay deficiencias que son reiteradas años tras años y no se puede permitir, ni se pueden repetir. No se pueden desviar los recursos destinados a la atención de demandas de nuestro pueblo, pues si se hace denota que no hay conciencia de la gravedad política que entraña que no se cumpla la palabra empeñada por el delegado ante sus electores.

En los análisis para definir que planteamientos van al plan debe primar incluir aquellos que más electores beneficia, que más impacto tendrán en la población. Nos falta iniciativa, hay que darle seguimiento a estos problemas.

Trabajar en el marco del Trabajo Comunitario la historia de los municipios y de los barrios es una indicación dada hace muchos años. Eso también es contenido del trabajo político e ideológico, y ayuda a no equivocar el rumbo. No olvidar la historia y no dejarnos confundir es la máxima de todos estos años de Revolución. No se puede hacer trabajo político desconociendo la historia.

La experiencia de Las Tunas, entre otras cosas valiosas, evidencia la valía de desarrollar y contar más con los líderes positivos de cada lugar, los que pueden además ser cantera de cuadros.

Hay que dedicarle tiempo al diseño del trabajo comunitario en cada lugar y lograr que cada acción fortalezca a la comunidad. Lo que más ha ayudado al resultado que hoy muestra Las Tunas es haber logrado hacer una “Yunta”, que une al Partido y al Poder Popular en el territorio para un único fin, fortalecer la Comunidad que significa fortalecer los cimientos de la Revolución, de la obra que edificamos.

Es necesario chequear el estado de ánimo de la población permanentemente, esto debe ser una práctica. Es muy importante preocuparse por los problemas de la gente, lo que les preocupa.

Todos los cuadros tienen que desarrollar más las iniciativas creadoras que conduzcan al éxito.

Tenemos que responder al llamado que hiciera Raúl de alcanzar un clima de disciplina y exigencia, que significa el combate permanente contra lo mal hecho y contra todo intento de restablecer el egoísmo y el individualismos males propios del Capitalismo.

El trabajo político e ideológico no es de palabras, ha de desarrollarse con nuestra presencia en los lugares, sobre todos en aquellos escenarios complejos donde se pone en juego la existencia misma de las ideas que defendemos. Todo vacío que dejemos el enemigo lo va a llenar.

 

 

25 y 26 de septiembre de 2015

 Hay que trabajar mucho. En el actuar de los cuadros tiene que primar la organización y la planificación para hacerlo todo y hacerlo bien. Hay que estar alertas, prevenir las causas de los problemas y no acostumbrarnos sólo a enfrentarlos cuando ya están. No estamos en tiempos de aceptar que nos exploten bombas políticas. El enemigo no deja de trabajar y vigila constantemente.

No podemos crear problemas a los trabajadores o que estos no entiendan. Muchos de los problemas que se presentan tienen que ver con el actuar de los cuadros. He insistido mucho en el completamiento de los organismos globales de la economía, Estado Mayor, importante para el control.

La gente tiene que entender que si no se produce no se gana. Si este país no aumenta las riquezas es muy difícil construir el Socialismo y mejorar la calidad de vida de la población.

Hay que explicarle a la población que si no se resuelven los problemas de la producción no se pueden aumentar los salarios y bajar los precios.

Los cuadros tienen que dominar las políticas aprobadas en el país, hay que dominar las cosas, hacer que la gente las domine y controlar más y dar seguimiento a cada indicación que se emita.

Las cosas andarán más o menos bien por donde anden la eficiencia, los métodos de trabajo, la consagración y el espíritu crítico y autocritico  de los cuadros, su honradez, su ejemplaridad, por el dominio que los cuadros tengan de la actividad que realizan, y a su vez por el control de cada cuadro que se le subordine. El quehacer de los cuadros marca el prestigio que puedan tener ante el pueblo.

El Che decía que el cuadro es la columna vertebral y por eso si andan mal……

En política de cuadros hay que tener en cuenta no sólo al más capaz, hay que evaluar a los más honrados, a los que defienden ideas y se consagran al trabajo, a los que no andan en chanchullos. Esos son los cuadros que la Revolución necesita para defenderse.

Damos 500 reuniones y siguen los mismos problemas. Por las características  de los tiempos que estamos viviendo las cosas no pueden seguir así, porque le pasarán por encima como una planadora a la Revolución.

Los cuadros tienen que estudiar, leer, evaluar como llevar los mensajes. A veces la gente no sabe trabajar porque no lo enseñamos a trabajar, no educamos.

Los resultados del proceso eleccionario y el estudio sociopolítico marcaron la existencia de un retroceso. A lo anterior se une la labor del enemigo. Por eso hay que tener estos factores en cuenta para las proyecciones futuras del trabajo que realizamos en los órganos del Poder Popular. Al respecto hay que tomar medidas acorde a las características de cada lugar.

El programa de Atención Integral al Perfeccionamiento del Poder Popular persigue como único fin que las cosas se hagan y que haya transformaciones, lo que implica pensar y analizar. Hay que tener un diagnóstico y sobre ese diagnóstico trazar las políticas, organizar el trabajo, definir acciones transformadoras, planificar y controlar lo que hacemos; no sólo con reuniones, sino con intercambio sistemático, sobre todo con las masas.

En las sesiones de las Asambleas Locales no siempre se adoptan acuerdos que reflejan los problemas que hay que solucionar y por eso se repiten cada vez que se hace el mismo análisis, lo que quiere decir que no trabajamos en las causas que generan los problemas. Esto tiene que cambiar.

Nos acostumbramos a las justificaciones. En ocasiones se dice: “ese problema no se puede resolver” Y cuando se insiste y se le mete el brazo se solucionan. Hay que luchar porque todo se pueda resolver. Todos los problemas tienen una alternativa de solución. Lo que falta es gestión, y la negligencia nos afecta a todos en todos los lugares.

Tenemos que luchar por mantener nuestro sistema político, su unidad y fortaleza. El enemigo nos puede debilitar por la base de este sistema político que es la circunscripción y los delegados que conforman la Asamblea Municipal del Poder Popular. Si usted debilita la base, debilita el cimiento del sistema político. Si se nos filtra  un contrarrevolucionario en una de nuestras Asambleas Municipales es una locura, y será complejo el enfrentamiento. Por eso tenemos que estar al tanto de los planteamientos de los electores y buscarle solución con los recursos que nosotros tenemos para que los enemigos que pretenden nominarse no nos roben las iniciativas y ocupen el espacio libre que nosotros descuidamos. Ojalá funcionará bien el Trabajo Comunitario Integrado, debería ser esa la gran solución.

La base de nuestro sistema político tiene que ser un bastión. Se necesita allí un fuerte trabajo político e ideológico. Por ahí nos pueden debilitar la Revolución y la  batalla para que eso no ocurra la tienen que librar todos los revolucionarios.

A todos los jefes de los organismos de la Administración Central del Estado les hemos reclamado acompañamiento a los delegados durante los procesos de reuniones de Rendición de Cuenta del delegado a sus electores  y el apoyo a los que laboran en sus dependencias. Se les insta no solo a atender con esmero los planteamientos que los electores formulen, se les convoca también a participar en esos intercambios para que sepan lo que pasa en la base, lo que opina la población de la gestión administrativa. Todo el mundo tiene que ponerse en función de que la base no se debilite. Se trata de un problema de seguridad nacional.

Cada centro de trabajo enclavado en una comunidad tiene que apoyar al delegado durante el desarrollo del proceso de las reuniones de Rendición de Cuenta.

Los delegados tienen que, a partir del diagnóstico, explicar a sus electores en cada reunión lo que se ha resuelto y lo que se ha logrado.

Hay que hablar de las soluciones a problemas sociales, ayudas a las personas más vulnerables, la entrega de subsidios para la construcción y reparación de viviendas, entre otras soluciones. Sin dejar de reconocer donde están los problemas y tramitarlos a quien correspondan para su atención y posible solución.

 Se avecinan nuevos peligros. Estamos en tiempo real. Hay mucha gente atenta a los cambios que experimentamos. El método será oír a la gente y defender con argumentos sólidos. Tener en cuenta lo vivido, la historia.  Hay que abrir los ojos, la batalla es complicada, es de inteligencia. No se puede ser ingenuo.

Eliminar de nuestro trabajo la práctica de querer atender todos los asuntos creando comisiones y realizando reuniones en exceso. No todo se resuelve elaborando indicaciones o esperando recibirlas, tienen que primar la iniciativa en cada lugar si queremos transformar los problemas.

Instó a las Comisiones Permanentes de Trabajo de la Asamblea Nacional del Poder Popular a redoblar los esfuerzos controlando y fiscalizando todo.

Hay que intencionar el vínculo con las masas y sobre todo con los sectores juveniles. Las respuestas a los jóvenes deben ser inteligentes, con argumentos, contextualizando cada hecho. A los jóvenes hay que llegarles con optimismo. Los jóvenes ya no son el futuro, son el presente. La historia de Cuba no se puede escribir sin destacar el papel que en todas las épocas han desempeñado los jóvenes. Los jóvenes han tenido un protagonismo decisivo en las batallas libradas por la Revolución. Una de las batallas nuestras es enseñar, educar y sembrar ideas en los jóvenes.

Hay que prestar especial atención a la administración. Nos ha faltado una buena administración. Es una debilidad y tenemos que resolverlo con cuadros que tengan cualidades no sólo nivel cultural.

Hay que lograr integralidad en lo que hacemos. El programa que aprobamos para lograr el perfeccionamiento del Poder Popular lo controlaremos en visitas que realicemos. Cada provincia tiene que implementar acciones para cumplir lo indicado de acuerdo a sus características y a su diagnóstico.

A trabajar con el rigor que exigen estos tiempos.

 

 

27, 28 y 30 de mayo de 2015

 Hay que atender las denuncias que realiza la población, anónimas o no, con profundidad, sobre todo las que involucran a cuadros y dirigentes, elevar los controles sobre el actuar diario de cada cuadro y funcionario que labora en los órganos, organismos y unidades de subordinación local, atender y dar seguimiento a los informes que presentan las comisiones permanentes de trabajo donde se identifican problemas de diversa índole, tanto en el control en la ejecución de los presupuestos, uso de los recursos, así como a las relaciones de las entidades estatales con las nuevas formas de gestión no estatal que surgen y que son necesarias.

Es necesario fortalecer los organismos globales de la economía, por el rol que juega en la detección de irregularidades en el control de los recursos que se ponen a disposición de las entidades para atender, con prestancia, las necesidades cada vez más creciente del pueblo.

Las Asambleas del Poder Popular tienen que jugar un papel decisivo en el control estricto al actuar de los Consejos de la Administración.

Hay que preparar no solamente a los jefes para su desempeño sino también a los que ejecutan cada actividad dentro de la entidad, acostumbrándolos a trabajar con las normas jurídicas aprobadas en el país y que son de obligatorio cumplimiento. Hay poca cultura en el país de estudiar y leer los documentos normativos. La instauración del nuevo modelo económico exige el estudio y respeto irrestricto a los documentos que se aprueben.

Los cuadros tenemos que andar como un limpia parabrisas, y cada vez que veamos una cosa extraña preguntar para que nada nos sorprenda.

Los deseos de dominación del Imperio no han cambiado y estamos en el deber de mantener lo conquistado para nuestro humilde pueblo.

 

 

24 de febrero de 2015

Los momentos son complejos y la ingenuidad en política se paga cara. Hay que estar informado para actuar y transformar las cosas a favor de la Revolución y del pueblo.

No se está trabajando con la exigencia y la disciplina que el momento requiere. Las cosas que se detectan en la comprobación que realiza la Contraloría General de la República al Control Interno, detonan falta de conocimiento de las resoluciones y demás normas establecidas, lo que genera violaciones flagrantes que cuestan millones de recursos materiales y financieros al país, con su correspondiente afectación al bienestar  de la población.

 Hay quien comete errores porque no tiene conocimiento pleno de la labor que realiza y la responsabilidad que entraña la misma. Hay que preparar a la gente, hay que cambiar los métodos y estilo de trabajo. Hay que enseñar a la gente y educarla, con mayor énfasis en las estructuras de la base, las que están más pegadas al pueblo y sus reclamos.

Somos responsables de que las masas confíen en lo que hacemos en función de la satisfacción de sus necesidades.

Debemos hablarle a la gente de la obra que tenemos que defender y que estamos despedazando con tanta indisciplina.  Tenemos mucho tiempo para pensar y poco para dormir, hasta que las cosas nos salgan bien.

 

 

23 de enero de 2014.

Hay que apretar la mano y exigirle al que le toca que lo haga. El gobierno tiene todas las herramientas en la mano para exigir.

Hay que atender con excelencia los planteamientos de la población, la gente tiene que ver que se están atendiendo sus problemas. No descuidar ni un minuto la atención a los planteamientos que formula la población, buscando nuevas vías de control de las acciones que realizan las administraciones en función de responder, dar solución o explicar siempre con argumentos sólido la causa por la que en determinados momentos algunos reclamos no se pueden solucionar. Hay que seguir trabajando por buscar alternativas de solución a las peticiones de los electores.

Es fatal para la creencia de las personas en la Revolución la desatención a los planteamientos que formula la población, que provoca falta de credibilidad. No las estamos jugando es un problema de seguridad nacional, el que la gente crea o no crea en nuestro sistema político y si la gente allá bajo no cree en nuestro sistema político se derrumba la Revolución. Por esa razón hay que brindar una adecuada atención a los problemas que la gente realiza, pues eso va trayendo descontento, desanimo en las personas y crea en la gente falta de confianza en los cuadros, en los organismos y en la Revolución.

Los planteamientos que formula la población al delegado por la vía del despacho hay que atenderlos mejor, no se pueden descuidar.

Hay que continuar trabajando por incluir en los planes de la economía los planteamientos de la población. Las autoridades de las Asambleas Locales del Poder Popular tienen que dar seguimiento a los que se envían a los ministerios.

El análisis de la atención a los planteamientos hay que hacerlo en el mismo lugar donde surgen, con todos los implicados en su tramitación, atención y  respuesta, que eso se convierta en algo cotidiano. Hay que discutir los planteamientos al nivel de los consejos populares, con la presencia de los delegados y los directivos implicados.

Hay que lograr que se le brinden respuestas confiables a la población y que ella sepa que hay problemas que no tienen solución.

Los directivos de las entidades administrativas encargados de atender los planteamientos de la población tienen que tener información sobre las políticas que se implementan. No desconocer que en la vorágine diaria de trabajo la inmensa mayoría de las personas no tienen información de la compleja situación económica que atraviesa el país, que limita la solución de algunos planteamientos. Por eso los cuadros tienen que saber, tener argumentos para dárselos a los delegados y a la población.

Hay que luchar porque se resuelvan los planteamientos; pero hay cosas que no se pueden resolver, entonces, hay que explicar bien y con argumentos porque determinados problemas no se puede solucionar.

Las autoridades en las provincias y municipios tienen que utilizar los medios de difusión masiva a su alcance, para  divulgar los planteamientos de la población de mayor impacto que se han resuelto. Insisto en la importancia de que se haga un análisis de los planteamientos al nivel de los consejos populares, donde participen los delegados y las administraciones responsabilizadas con la respuesta a brindar a cada reclamo del pueblo, lo que contribuirá a que los delegados se sientan más apoyados.

O atendemos de verdad a la gente o no confían en nosotros. El enemigo está trabajando, hay que estar alertas.

 

 

17 de septiembre de 2013,

 Es fatal para la creencia de las personas en la Revolución la desatención a los planteamientos que formula la población, que provoca falta de credibilidad. Nos las estamos jugando, es un problema de seguridad nacional, de que la gente crea o no crea en nuestro sistema político y si la gente allá bajo no cree en nuestro sistema político se derrumba la Revolución. Por esa razón hay que brindar una adecuada atención a los problemas que la gente plantea, pues eso va trayendo descontento, desanimo en las personas y crea en la gente falta de confianza en los cuadros, en los organismos y luego pasa a no creer en la Revolución”.

Hay cosas que se les tiene que explicar a la gente y convencerla de que no tienen solución pero hay otras que no se pueden  explicar porque tienen solución y lo que ha faltado es gestión.

La debida atención a los procesos de reuniones de Rendición de Cuenta del delegado a sus electores y el tratamiento a los planteamientos son un problema de Seguridad  Nacional.

Hay que trabajar por lograr una verdadera conciencia de derecho en los electores. He preguntado por ahí en los lugares donde he estado cual es la máxima autoridad en la circunscripción y  enseguida dicen el delegado. Decir eso es un  error grande, que se ha cometido por muchos, que no identificar que la máxima autoridad es el elector, es un error garrafal porque entonces no se ve comprometido éste con la solución de los problemas, identificando que para eso está el delegado,  desconociendo que cuando él quiera puede pedir la revocación de ese delegado.

Los cuadros, funcionarios y trabajadores del sistema del Poder Popular  tienen que ser gentes que defiendan la Revolución, que luche por la Revolución que luche por el pueblo y no que se acomode a vivir del pueblo.

Hay que dedicarle tiempo al análisis colectivo, pues muchos problemas se resuelven con el examen colectivo.

El Poder Popular tiene todas las estructuras para lograr que se atiendan bien los planteamientos, para bajar a las comunidades. Fuera de la comunidad no hay nada, la batalla hay que echarla y ganarla con las masas.

Las comisiones permanentes de trabajo  y  los consejos populares tienen una alta responsabilidad en el control de las acciones que se diseñen para solucionar los problemas del pueblo y en la detección de los problemas que presenten las administraciones  para cumplir lo que se indique en ese sentido.

El delegado tiene la responsabilidad de luchar por los problemas de la gente porque para eso es el elegido, pero no es el que resuelve el problema, los problemas lo tienen que resolver las administraciones. He encontrado problemas por ahí que dan vergüenza que no se resuelvan. Hay cosas que no se pueden resolver pero hay otras que si, cuidando mejor lo que se tiene, ahorrando más, las masas combatiendo que no le tiren piedras a las guaguas, ni se destruyan las vías férreas. Hay que convocar a las masas.

No hay cosa que destruya más al país que la indisciplina. Muchas de las cosas que ocurren son indisciplina de los cuadros, de cosas que le tocan hacer y no hacen, que hay que cumplir y no cumplen.

No se puede estar evaluando que me toca y que no me toca. A  todos los cuadros lo primero que le toca es salvar a la Revolución, exigir y hacer todo lo que esté al alcance para que se resuelvan los problemas.

No me explico como se permite que haya administradores que no se ocupen del pueblo, si están ahí por el pueblo, porque sino no fueran administradores ni fuera nada. Si esas cosas pasan y los cuadros principales no sancionan entonces la culpa pasa hacer de ellos.

La gente amenaza, pero tampoco la Revolución puede permitir chantaje de la gente, porque si algún día se pierde la Revolución los que no votan, alegando que no tiene servicio eléctrico o telefónico, van a perder muchas de las cosas que tienen a costa de la sangre derramada por muchos patriotas; verán si los hijos van a poder ir gratis a los hospitales, a la universidad, si van a tener seguridad social.

Tenemos miles de argumentos para enfrentar a esos que dicen que no votan  si no me ponen la luz, hay 50 cosas para decirles, no se pude poner la luz porque no tenemos recursos pero si tenemos recursos para que tu hijo sea universitario y se haga médico, ingeniero, entre otras bondades del proceso revolucionario.

Existen argumentos para responder, hay que usar los argumentos, la gente quiere  más y más, y algunos se acuerdan de la ley económica del socialismo que dice satisfacer las necesidades materiales y espirituales cada vez mas crecientes de la población, pero no se la aprendieron completa porque toda ley social tiene dos parte, lo que tu quiere y como hacerlo y había en la formulación de la ley un punto y seguido que decía mediante el aumento constantes de la producción, la productividad, el ahorro y la eficiencia, esa segunda parte no se la aprendió nadie y no se han preguntado de dónde salen los recursos para lo que están pidiendo”.  Esa es la manera que las  revoluciones tienen para defenderse, con argumentos sobre todo cuando su causa es justa.

Hay que elevar el papel del elector, que por derecho tiene que defender ese lugar donde el eligió un delegado que se llama circunscripción. En los momentos más difíciles de la Revolución, cuando se perdió el comercio, el petróleo, los que ayudaron a buscar soluciones para salvarnos fueron los obreros, cuando el Escambray, la Campaña de  Alfabetización, Girón, la Crisis de Octubre, las zafras azucareras, las misiones internacionalista, las construcciones, las tareas más importantes la han hecho los trabajadores, por eso ahora hay que trabajar, y todos nosotros somos trabajadores que representamos al pueblo y, por tanto, tenemos que orientar al pueblo, ayudar a ese pueblo, no solo malcriarlo, tenemos que ayudarlo y orientarlo también.

Hay que tratar de atacar las causas que provocan los problemas y como son disímiles los problemas lo son también las causas a buscar, y también las soluciones. No es posible que una persona o un grupo de personas se reúnan, hagan una cooperativa como las que hoy existen y puedan resolver problemas que una empresa o una institución estatal no sea capaz de resolver.

Si todo lo que ejecuta la Asamblea se hace bien, si las comisiones permanentes trabajan controlando adecuadamente, si los delegados discuten y gestionan la solución de los problemas de su comunidad, si todos trabajan en su radio de acción, con unidad, contribuirán a aumentar las riquezas del país, para mejorar la calidad de vida del pueblo. Todo lo que se haga en la producción y los servicios y en controlar y fiscalizar se hace en función de fortalecer el Sistema Político.

Los Presidentes de las Asambleas Locales del Poder Popular tienen que estar a la cabeza de las discusiones que se den en los territorios y exigir a las administraciones. El Consejo de la Administración no son ellos solos, están otros cuadros a los que tienen que estremecer y exigir. Si tratan los Presidentes  de hacerlo todo solos, ni hacen una cosa ni la otra, por eso tienen que poner a todo el mundo a trabajar, distribuir las tareas.

El trabajo de los Presidentes tiene que ir más a la evaluación de los resultados, porque si no hay una actitud de enfrentamiento, si no hay responsabilidad y sensibilidad en los cuadros, van a pasar la escuela de capacitación, van a aprender más, pero no van a cambiar el estado de cosas que necesitamos modificar. Aprender para los cuadros es una necesidad, pero tiene que ir acompañada de la responsabilidad y la sensibilidad

Hay una vacuna que está en falta y no nos las ponemos, vacuna de las sistematicidad que hay que ponérsela todos los días por la mañana. Somos de impulso, le damos impulso a una cosa  y cuando pensamos que está bien y no somos sistemáticos vuelve el problema otra vez.

La vinculación con la gente es clave, explicarle las razones de porque hay que desarrollar acciones de enfrentamiento a las ilegalidades y las indisciplinas, dónde está el daño que las mismas hacen, que el daño no es solamente material también es moral.

Hay que lograr además utilizar con eficiencia la comunicación interna en cada organismo, que las cosas lleguen hasta el último trabajador. La comunicación es una necesidad hay que hacerlo y eso no tiene que esperar una orientación de nadie, aunque es evidente que hay que buscar al que mejor pueda trasladar el mensaje.

Muchos planteamientos tienen su origen en una ilegalidad, las personas cometen ilegalidades, se las permitimos, y luego viene a pedir cuenta de que necesitan algún servicio o que le legalicen algo que hicieron violando lo establecido, sobre esto hay que reflexionar y actuar oportunamente. Con disciplina y orden se gana el 60 porciento de la batalla contra las ilegalidades, el delito y la indisciplina social.

La critica y la autocrítica, personal y colectiva, es necesaria para lograr la autoridad de los cuadros y de las instituciones, son tan importantes como el oxigeno para la vida. Si falta la crítica, la alerta a tiempo, la reflexión y evaluación del comportamiento, falla todo. A  veces por falta de un llamado de atención a tiempo se pierden compañeros que son buenos con una trayectoria de trabajo.

Los cuadros dondequiera que estén defienden a la Revolución y la gente ve en los cuadros a la Revolución, por eso tienen que tener una conducta acorde con los principios éticos que enarbola la Revolución.

Hay que prever para el futuro, para crear en la gente percepción del peligro. Trabajar con prevención. Existe mucha indisciplina de la población y de las instituciones y si no hay exigencia y control no se resuelven los problemas.

Si no se resuelven las indisciplinas, si en la mente de la gente no está la ofensiva, no se solucionan los problemas, aunque ténganos recursos hace falta exigencia, creatividad y control.

Si la gente no conoce la historia no valora lo que hoy tienen, y no lucha para no perderlo.

Hace falta consagración, exigencia, valentía si queremos construir una sociedad  próspera, atención a la planificación, exigencia al máximo y control a los subordinados. Las masas nos tienen que ver trabajando junto a ellas, hay que dar el ejemplo. Desterrar el chisme de nuestro actuar y el de nuestros subordinados pues eso hace perder el tiempo, y sabemos que eso forma parte de la estrategia enemiga para dividirnos.

Las claves del éxito son la unidad, la disciplina, el orden, el sentido de la responsabilidad y el ejemplo personal.

Vicepresidenta

Ana María Mari Machado

Diputada por el Municipio Quemado de Güines, Villa Clara

Miembro del Comité Central del PCC

Licenciada en Derecho. Especialista en Derecho Penal. Fue asesora jurídica, jueza y presidenta del Tribunal Municipal Popular de Encrucijada, provincia Villa Clara. Presidió el Tribunal Provincial Popular de Villa Clara y fue electa Vicepresidenta del Tribunal Supremo Popular. Fue delegada a la Asamblea Provincial del  Poder Popular de Villa Clara. Presidió la Comisión Electoral Nacional en 2010.  Asistió al VI y VII Congreso del Partido. Fue delegada a la Primera Conferencia Nacional del PCC.

Atribuciones

a)      sustituir al Presidente de la Asamblea Nacional de manera temporal en caso de ausencia, enfermedad, accidente o muerte;
b)      Auxiliar al Presidente en el buen desenvolvimiento de las sesiones;
c)      Cumplir las funciones que le sean delegadas por el Presidente o asignadas por la Asamblea Nacional.

Secretaria

Miriam Brito Sarroca

Diputada por el municipio Santa Cruz del Norte, provincia de Mayabeque.

Licenciada en Español y Literatura, impartió clases en una Secundaria Básica, dirigió la Casa de Cultura del municipio Guanajay  y después la Dirección Municipal de Cultura. Fue miembro del Buró Municipal del Partido. Coordinadora de los CDR en la antigua provincia La Habana y miembro del Comité Provincial del Partido. Vicepresidenta del Consejo de Administración Provincial y Secretaria de la Asamblea Provincial. En el 2008 fue electa Secretaria de la Asamblea Nacional.

Atribuciones

a)      controlar la tramitación de los asuntos que han de ser objeto de discusión y aprobación en las sesiones y garantizar que se reproduzcan los documentos relacionados con ellos y se distribuyan en el tiempo establecido;
b)      redactar los acuerdos adoptados en las sesiones de la Asamblea Nacional, presentándolos a la firma de su presidente, y controlar su cumplimiento;
c)      atender, tramitar y controlar los planteamientos formulados por los diputados;
d)      comprobar el quórum y el resultado de las votaciones durante la celebración de las sesiones;
e)      redactar las actas de las sesiones;
f)       expedir, autorizadas con su firma y con el visto bueno del Presidente, las certificaciones de las actas y documentos oficiales de la Asamblea Nacional;
g)      atender lo relacionado con el funcionamiento orgánico de las asambleas locales del Poder Popular;
h)      organizar y conservar el archivo de la Asamblea Nacional;
i)       examinar las quejas, planteamientos, solicitudes y sugerencias de la población;
j)       las demás que se le asignen por la Asamblea Nacional, por el Presidente y por el Reglamento.

VIII Legislatura

Asamblea Nacional del Poder Popular

Dirección: Paseo del Prado # 422 e/ San José y Dragones
Teléfono: 7 869 4200