IX Periodo Ordinario de Sesiones

Períodos de Sesiones

La Asamblea Nacional se reúne en dos períodos ordinarios de sesiones al año que se numeran consecutivamente dentro de cada legislatura.

Las sesiones extraordinarias son convocadas por el Consejo de Estado por propia iniciativa, o cuando las solicita la tercera parte del número total de diputados que integran la Asamblea Nacional.

Cuando la solicitud es formulada por los diputados debe expresar los asuntos a tratar y las razones que la determinan y se dirige al Presidente de la Asamblea Nacional, quien da cuenta al Presidente del Consejo de Estado, a los efectos legales procedentes.

El Presidente de la Asamblea Nacional, con no menos de 20 días de antelación, libra la convocatoria para el inicio de los períodos ordinarios de sesiones, la que se publica en la Gaceta Oficial de la República y demás medios de comunicación. Al mismo tiempo remite a los diputados esta convocatoria, y en su momento, la relación de posibles asuntos a tratar.

Las sesiones de la Asamblea Nacional son públicas, excepto cuando la propia Asamblea acuerde celebrarlas a puertas cerradas, por razón de interés del Estado.

Reglamento de sesiones

El presente Reglamento de Sesiones de la Asamblea Nacional, aprobado en el tercer período de sesiones de la segunda legislatura durante los días 27 y 28 de diciembre de 1982, incluye impresos en “negritas” (letras más oscuras) aquellos artículos relativos a este tema que pertenecen, además, al Reglamento de la Asamblea Nacional. Hemos mantenido en dichos artículos, los números correspondientes al Reglamento de la Asamblea Nacional.

 

FLAVIO BRAVO PARDO, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popu­lar de la República de Cuba,

HAGO SABER: Que la Asamblea Nacio­nal del Poder Popular en sesión ordi­naria celebrada el día 27 de diciembre de 1982, correspondiente al tercer pe­ríodo ordinario de sesiones de la se­gunda legislatura, ha aprobado lo si­guiente:

POR CUANTO: En el Segundo Congre­so del Partido Comunista de Cuba se acordó que la Asamblea Nacional con­tinúe trabajando en el perfeccionamien­to de su labor, lo que comenzó con la modificación y aprobación del Regla­mento de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

POR CUANTO: La Asamblea Nacional del Poder Popular, hasta el presente, no ha elaborado un Reglamento que nor­me el desarrollo de sus sesiones, el que contribuirá al perfeccionamiento de su labor, tal como ha sido orientado por nuestro Partido.

POR TANTO: La Asamblea Nacional del Poder Popular acuerda el siguiente

REGLAMENTO DE SESIONES
DE LA ASAMBLEA NACIONAL
DEL PODER POPULAR

CAPITULO 1
DISPOSICIÓN PRELIMINAR

ARTICULO 1. El objetivo de este Regla­mento es normar el desarrollo de las sesiones de la Asamblea Nacional.

CAPITULO II
DISPOSICIONES GENERALES

ARTICULO 2. El inicio de las sesiones, la aprobación del acta del período an­terior y la aprobación o modificación del orden del día, así como la determi­nación de la forma de votación que se ha de utilizar, se llevan a efecto de acuerdo con lo dispuesto en las Sec­ciones Tercera, Cuarta y Sexta del Ca­pítulo VI del Reglamento de la Asam­blea Nacional y en lo establecido en este Reglamento.

ARTICULO 3. Los proyectos de leyes, de acuerdos y de reglamentos, así como los informes, las rendiciones de cuen­ta y demás asuntos que se presentan a la consideración de la Asamblea, se debaten y aprueban de conformidad con lo establecido en el Reglamento de la Asamblea Nacional.

Cualquier Diputado puede proponer la suspensión de un debate cuando consi­dere que algún proyecto o informe es insuficiente para alcanzar el fin para el cual fue concebido, a los efectos de que sea reelaborado y posteriormente discutido en la misma sesión o en otra.

CAPITULO III

DE LAS FACULTADES DEL PRESIDENTE,
VICEPRESIDENTE Y SECRETARIO
EN LAS SESIONES

Sección Primera

De las Facultades del Presidente
de la Asamblea Nacional en el
Desarrollo de las Sesiones

ARTICULO 4. El Presidente de la Asam­blea Nacional durante el desarrollo de

las sesiones tiene las facultades si­guientes:

  1. a) presidir las sesiones de la Asam­blea Nacional y exigir la aplicación de su Reglamento;
  2. b) declarar iniciado el período de se­siones de la Asamblea, una vez comprobado el quórum;
  3. c) someter a la consideración de la Asamblea el proyecto de orden del día de las sesiones y, una vez aprobado, adecuar su programa;
  4. ch) dirigir los debates en las sesiones de la Asamblea y cuidar que éstas se desarrollen con el debido or­den;
  5. d) conceder la palabra a los Diputados en el orden de su solicitud, pudien­do alterarlo si lo estima convenien­te al buen desarrollo de la sesión;
  6. e) conceder la palabra a funcionarios o dirigentes de los órganos y orga­nismos del Estado, previa autoriza­ción de la Asamblea;
  7. f) decidir sobre las cuestiones de or­den, oyendo el parecer de la mayo­ría si lo estima necesario;
  8. g) proponer a la Asamblea la limita­ción del tiempo en el uso de la pa­labra y el número de intervenciones de los Diputados, así como las que se pueden utilizar a favor y en con­tra de una propuesta;
  9. h) proponer la suspensión de una se­sión;
  10. i) llamar al orden a los Diputados que no utilicen el lenguaje adecuado en la Asamblea o se refieran a asun­tos que no sean objeto del debate;
  11. j) determinar cuándo un asunto ha sido suficientemente debatido;
  12. k) proponer la suspensión o el apla­zamiento de un debate;
  13. l) determinar el horario de receso en
    las sesiones de la Asamblea;
  14. ll) determinar, conforme con lo regla­mentado, la forma de votación que se ha de utilizar;
  15. m) someter a votación un asunto y anunciar sus resultados;
  16. n) declarar terminado el período de sesiones;

ñ) las que resulten pertinentes con arreglo a las responsabilidades de su cargo o a las exigencias del buen desenvolvimiento de las sesiones de la Asamblea;

  1. o) cualesquiera otras establecidas en la Constitución, el Reglamento de la Asamblea Nacional del Poder Popular o le sean concedidas por la Asamblea.

Sección Segunda

De las Facultades del Vicepresidente
en el Desarrollo de las Sesiones

ARTICULO 5. El Vicepresidente auxilia al Presidente en el desarrollo de las sesiones, asume las tareas que éste le asigne y lo sustituye cuando se halle ausente.

Asume, además, las facultades que re­sulten pertinentes con arreglo a las responsabilidades de su cargo o a las exi­gencias del buen desenvolvimiento de las sesiones de la Asamblea y cuales­quiera otras establecidas en la Consti­tución, el Reglamento de la Asamblea Nacional o le sean concedidas por la Asamblea.

Sección Tercera

De las Facultades del Secretario en el Desarrollo de las Sesiones

ARTICULO 6. El Secretario tiene las fa­cultades siguientes:

  1. a) disponer todo lo relacionado con el control de la asistencia y compro­bar el quórum;
  2. b) auxiliar al Presidente en el desarro­llo de la Asamblea;
  3. c) leer el Informe sobre el estado del cumplimiento de los acuerdos y recomendaciones de la Asamblea, cuando corresponda;
  4. ch) anotar los nombres de los Dipu­tados que soliciten la palabra y en­tregar la relación al Presidente;
  5. d) controlar el desenvolvimiento del escrutinio en las elecciones que efectúe la Asamblea;
  6. e) anotar los votos emitidos por los Diputados en favor, en contra y las abstenciones en las votaciones no­minales;
  7. f) controlar el trabajo que desarrollen los técnicos, asesores y oficiales de sala;
  8. g) registrar los acuerdos que se to­men durante el período de sesio­nes;
  9. h) cualesquiera otras que le asignen el Reglamento de la Asamblea Na­cional del Poder Popular o el Presi­dente de la Asamblea.

CAPITULO IV
DE LOS DERECHOS Y DEBERES
DE LOS DIPUTADOS EN LAS SESIONES

ARTICULO 7. Los Diputados tienen los derechos y deberes que les asignan la

Constitución y el Reglamento de la Asamblea Nacional del Poder Popular y en cuanto al desarrollo de las sesiones:

  1. a) solicitan la palabra para intervenir en un asunto de acuerdo con lo es­tablecido en este Reglamento;
  2. b) proponen la inclusión, exclusión o modificación de puntos en el orden M día;
  3. c) hacen uso de la palabra cuando les sean concedidos sus turnos;
  4. ch) no interrumpen al que está hacien­do uso de la palabra;
  5. d) utilizan un lenguaje adecuado y res­petuoso hacia los Diputados e in­vitados;
  6. e) hacen proposiciones de orden, in­cidentales, de enmiendas y mocio­nes;
  7. f) ejercen su derecho al voto;
  8. g) explican sus votos cuando lo es­timen procedente.

ARTICULO 92. Los Diputados tienen los deberes siguientes:

  1. a) desarrollar sus labores en beneficio de los intereses del pueblo;
  2. ch) rendir cuenta de su actuación a la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuando ésta se lo reclame;
  3. d) cumplir los acuerdos de la Asam­blea en cuanto les concierna;
  4. e) asistir puntualmente a las sesiones de la Asamblea y a las reuniones de las Comisiones de que formen parte.

ARTICULO 93. Los Diputados tienen los derechos siguientes:

  1. a) participar con voz y voto en las se­siones de la Asamblea Nacional del

Poder Popular y en las reuniones de las Comisiones de que formen parte;

  1. c) elegir y ser elegido para los cargos y órganos de la Asamblea Nacional del Poder Popular;
  2. d) formular preguntas al Consejo de Estado, al Consejo de Ministros y a los miembros de uno y otros órganos;
  3. e) formular preguntas y hacer proposiciones a las Comisiones;
  4. f) hacer proposiciones sobre todas las cuestiones para las que la Asamblea está facultada;
  5. g) proponer a la Asamblea el inicio del proceso de revocación del man­dato de otro Diputado y de los miembros del Consejo de Estado, de conformidad con lo establecido en la Ley Electoral y en este Regla­mento.

CAPITULO V

DEL DESARROLLO DE LAS SESIONES
DE LA ASAMBLEA NACIONAL

Sección Primera
Disposiciones Generales

ARTICULO 37. La comprobación del quórum de la Asamblea Nacional del Po­der Popular se efectúa antes del comien­zo de la sesión y el Preside declara iniciada la misma si está presente más de la mitad del número total de Dipu­tados que la integra.

ARTICULO 8. El Presidente, al iniciar la Asamblea, puede hacer uso de la pala­bra para cualquier cuestión previa que desee exponer y dirige el desarrollo de la sesión según lo establecido en el Reglamento de la Asamblea Nacional del Poder Popular y este Reglamento.

ARTICULO 38. Al comenzar cada pe­ríodo de sesiones de la Asamblea Na­cional se aprueba el acta del período anterior, la que previamente ha sido circulada, y se informa del cumplimien­to de los acuerdos adoptados cuando corresponda.

ARTICULO 39. El proyecto de orden del día se somete a la aprobación o modi­ficación de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Para la inclusión en el orden del día de algún nuevo asunto o exclusión de al­guno de los propuestos, se requiere la aprobación de la mayoría de los Dipu­tados presentes.

ARTICULO 40. Los proyectos de leyes, informes y dictámenes sometidos a la aprobación de la Asamblea Nacional del Poder Popular, son objeto de debate en el seno de la misma. El Presidente di­rige estos debates y mantiene el orden durante las sesiones.

ARTICULO 41. Los miembros del Consejo de Ministros y otros invitados que no sean Diputados, con la autorización de la Asamblea, pueden hacer uso de la palabra durante el debate.

ARTICULO 9. Los Diputados, antes de someterse a discusión un punto, pueden solicitar la palabra por escrito a la me­sa de la presidencia.

Iniciado el debate, los Diputados pue­den solicitar la palabra levantando la mano.

Sección Segunda
Del Uso de la Palabra

ARTICULO 10. A los Diputados se les concede la palabra en el orden que la han solicitado. Al comenzar la intervención, el Diputado da su nombre y se pone de pie brevemente; se exceptúa de esta obligación a los miembros del Consejo de Estado y a los de la mesa de la presidencia.

Cuando varios Diputados soliciten la pa­labra simultáneamente tiene preferencia el que no haya intervenido en el deba­te. Si todos han intervenido, decide el Presidente de la Asamblea.

Entre los que soliciten la palabra, tiene prioridad quien la haya pedido para una cuestión dé orden y después el que de­see formular una proposición incidental.

ARTICULO 11. Los Diputados, al hacer uso de la palabra, deben referirse concretamente a la cuestión que se dis­cute; si se apartasen de ella, el Presi­dente les llamará la atención y si ad­vertidos por segunda vez, persisten en su actitud, el Presidente puede retirar­les la palabra respecto al punto específico que se esté debatiendo al mo­mento de su intervención.

ARTICULO 12. En el desarrollo de las sesiones, los Diputados pueden hacer uso de la palabra, entre otros, en los casos siguientes:

  1. a) cuestiones de orden;
  2. b) cuestiones incidentales;
  3. c) presentar o retirar proposiciones;
  4. ch) solicitar o hacer aclaraciones;
  5. d) explicar sus votos.

ARTICULO 13. Los Diputados que ha­cen uso de la palabra para una cues­tión de orden, expresan brevemente en qué consiste la infracción reglamen­taria.

De estar conforme el Presidente con lo planteado por el Diputado promovente, da a la Asamblea las explicaciones correspondientes y resuelve en el acto lo que proceda.

ARTICULO 14. Las proposiciones inci­dentales son las que presentan los Diputados en el curso del debate y tienen prioridad sobre la cuestión principal; su objetivo es suprimir, suspender o faci­litar la discusión.

Sólo estas proposiciones pueden inte­rrumpir la discusión y votación de un asunto.

ARTICULO 15. Si un Diputado solicita la palabra para presentar o retirar una proposición el Presidente se la conce­derá inmediatamente.

Para retirar una proposición elaborada por varios Diputados, el Presidente comprobará si la decisión es compartida por todos los que la sustentaron. De mantenerse la proposición por uno de ellos, se someterá a votación.

ARTICULO 16. A los Diputados, si se les concede la palabra para hacer algu­na aclaración lo deben hacer brevemen­te y concretándose al punto que lo mo­tiva.

ARTICULO 17. Todos los Diputados tie­nen derecho a explicar sus votos si fue­ra necesario y solicitar que consten en acta.

CAPITULO VI
DE LAS ENMIENDAS

ARTICULO 18. Toda enmienda que de­see hacer un Diputado durante el pe­ríodo de sesiones de la Asamblea, pue­de remitirla por escrito al Presidente, aunque verbalmente formule su conte­nido. Aquélla debe tener una íntima re­lación con el texto que se pretende en­mendar.

ARTICULO 19. Las propuestas de en­miendas presentadas se resuelven acor­de con lo establecido en los artículos 63 y 64 del Reglamento de la Asamblea Nacional del Poder Popular y en este Reglamento.

ARTICULO 61. Las proposiciones de en­miendas pueden presentarse antes de iniciarse el debate del proyecto de ley o durante el mismo.

ARTICULO 62. Las propuestas de en­miendas pueden presentarse por escri­to y su fundamentación hacerse verbal­mente durante la discusión de aquéllas.

ARTICULO 63. Las propuestas de enmiendas pueden ser objeto de una o varias subenmiendas, pero de estas últimas las que resulten aprobadas no son susceptibles de ser modificadas.

ARTICULO 64. Las enmiendas tienen por objeto:

  1. a) modificar el contenido y fundamento de la ley;
  2. b) suprimir todo o parte de un artícu­lo;
  3. c) adicionar algo a un artículo sin alterar el resto del texto;
  4. ch) sustituir todo o parte del texto de un artículo por otro;
  5. d) reunir en un solo artículo el contenido de varios;
  6. e) separar en varios artículos el con­tenido de uno solo;
  7. f) trasladar un artículo de una parte a otra del proyecto;
  8. g) sustituir todo o parte del texto del título de determinados capítulos y secciones del proyecto cuando éste los contenga;
  9. h) adicionar o suprimir algún o algu­nos títulos, capítulos y secciones del proyecto.

Para su discusión tienen preferencia las enmiendas que suprimen todo o parte del texto de un artículo.

ARTICULO 20. Si dos o varias enmien­das se excluyen y se aprueba la prime­ra, no se someterán a votación las de­más.

Si la primera enmienda se rechaza, se someterán a votación las siguientes, se­gún el orden de prioridad.

ARTICULO 21. Cuando las enmiendas presentadas dificulten, a juicio de la presidencia, la discusión o decisión so­bre algún proyecto o moción en debate, ésta somete a consideración de la Asamblea si deben pasar a la Comisión o Comisiones que procedan para que estudien y propongan lo que estimen pertinente.

ARTICULO 65. Si las enmiendas que se presentan alteran sustancialmente el texto de un proyecto legislativo, puede solicitarse la redacción de uno nuevo a la Comisión que emitió el dictamen co­rrespondiente, la que tendrá en consi­deración las modificaciones propuestas.

ARTICULO 66. El proponente de una enmienda puede retirarla antes de so­meterla a votación. Si la enmienda ha sido propuesta por varios Diputados, to­dos deben desistir para considerarla re­tirada.

CAPITULO VII
DE LA VOTACION EN LAS SESIONES

ARTICULO 22. Antes de someterse un asunto a votación en la Asamblea, el Presidente comunica a los Diputados la forma de votación que se ha de utilizar,

proponiéndola a la consideración de aquélla cuando así corresponda.

ARTICULO 42. La votación puede ser ordinaria, nominal o secreta. Es nominal o secreta cuando lo establezca la Constitución de la República, este Regla­mento, o lo acuerde la Asamblea Nacio­nal del Poder Popular.

ARTICULO 43. La votación ordinaria se realiza levantando la mano, primeramente los que voten a favor de la proposi­ción; después los que se manifiesten en contra;. y, finalmente, los que se abstengan.

ARTICULO 44. La votación nominal se realiza al expresar verbalmente los Diputados “sí”, “no” o “abstención”, según, se les vaya nombrando. Las ausencias se dejan expresamente consigna­das. La hoja de votación en que conste el resultado, se incorpora al acta de la sesión.

ARTICULO 45. La votación secreta se realiza por medio de boletas en las que se señala “sí” o “no”.

ARTICULO 23. Los Diputados no pueden interrumpir una votación o abandonar la sala de sesiones en ese momento, sal­vo por causa justificada. De afectarse el quórum, la votación será suspendida hasta que sea restablecido éste.

ARTICULO 24. Cuando el Presidente de la Asamblea o cualquier Diputado no estén de acuerdo con el conteo de los votos efectuados, pueden solicitar que se someta el asunto a nueva votación. También pueden proponer el cambio de la forma de votación. En ambos casos se somete la proposición a la conside­ración de la Asamblea.

ARTICULO 67. Cuando la Asamblea Nacional del Poder Popular o su Presiden­te lo estimen necesario, pueden someter un proyecto de ley a consulta popular.

La Asamblea Nacional o su Presidente encargan a una Comisión la organizac­ión de la discusión popular, la que debe efectuarse por las organizaciones sociales y de masas, así como por los centros de enseñanza y unidades militares.

Al término de la discusión, la Comisión comunica los resultados a la Asamblea por medio de su Presidente, y hace las recomendaciones pertinentes sobre las sugerencias y proposiciones que se han formulado. El Presidente de la Asamblea ofrece a la misma la información que estime procedente sobre la consulta popular realizada.

ARTICULO 68. Los proyectos de leyes e someten primero a discusión y votación en su totalidad. Se entienden por aprobados aquellos artículos a los que no se les han hecho enmiendas. A con­tinuación se discuten y votan los artícu­los que han sido objeto de propuestas de enmiendas.

ARTICULO 69. Al iniciarse la discusión de un proyecto de ley, se da lectura a su fundamentación si es necesario y al dictamen de la Comisión que lo elaboró. Si surgen enmiendas, se incorporan al proyecto en caso de ser aprobadas. Terminado el debate, se somete a vo­tación el dictamen y se incorpora a la ley las enmiendas y sugerencias apro­badas.

ARTICULO 70. En la discusión y vota­ción de los proyectos de leyes se ob­servan las disposiciones contenidas en las Secciones Quinta y Sexta del Capítulo VI.

ARTICULO 71. Después de aprobado un proyecto de ley, el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular cuida la revisión de su estilo y redac­ción.

ARTICULO 88. La Asamblea Nacional del Poder Popular emite informes acer­ca de los resultados de las fiscalizacio­nes que practique a los órganos y orga­nismos del Estado y del Gobierno y sobre los demás asuntos que se le encomienden. Igualmente analiza los que emiten los órganos y organismos del Estado y del Gobierno en sus rendi­ciones de cuenta, o cualquier otro infor­me que éstos presenten.

ARTICULO 89. El dictamen de un infor­me consiste en:

  1. a) introducción valorativa del infor­me;
  2. b) recomendaciones que se proponen.

ARTICULO 90. Para la discusión y apro­bación de un informe y su dictamen se debe proceder en la forma siguiente:

  1. a) dar lectura al informe o a una bre­ve síntesis, si se considera necesario;
  2. b) dar lectura al dictamen por un miembro de la Comisión que lo emitió;
  3. c) abrir a debate, en el que puede pro­ponerse enmiendas al informe o al dictamen;
  4. ch) someterlos a votación.

ARTICULO 95. Los Diputados pueden, durante la celebración de una sesión, formular preguntas orales o escritas al Consejo de Estado, al Consejo de Ministros o a alguno de los miembros de uno u otro órgano, y en ellas expresarán las razones que las determinan y su con­tenido.

Las preguntas se responden oralmente o por escrito en el curso de la misma sesión o en la siguiente.

ARTICULO 96. Cuando las preguntas se dirijan, al Consejo de Estado o al Consejo de Ministros, las responderá el Pre­sidente de estos órganos o los miembros que éste designe.

ARTICULO 97. Si la pregunta fuera for­mulada a un determinado miembro del Consejo de Estado o del Consejo de Mi­nistros ausente, se requiere su presencia para la próxima sesión.

Si las preguntas se presentan por es­crito, el Presidente de la Asamblea Na­cional del Poder Popular da a conocer su contenido a los Diputados y a quie­nes sean dirigidas.

ARTICULO 98. Cuando una misma pregunta abarque cuestiones de la competencia de más de un miembro del Con­sejo de Estado o del Consejo de Minis­tros, el informante sólo está obligado a contestar sobre la parte que le concier­ne, no debe ser interrumpido durante su intervención y no se le pueden formular nuevas preguntas. No obstante, puede solicitársele al Presidente de la Asamblea, que el ponente aclare aspec­tos de sus respuestas.

ARTICULO 99. Antes de dar inicio a sus respuestas, los miembros del Consejo de Estado o del Consejo de Ministros pueden solicitar que la sesión se cele­bre a puerta cerrada.

CAPITULO VIII

DE LA CLAUSURA DEL PERIODO
DE SESIONES

ARTICULO 25. El Presidente de la Asam­blea, agotadas las intervenciones de los Diputados y el orden del día aprobado, procede a la clausura del período de sesiones y lo da por terminado.

DISPOSICIÓN ESPECIAL

ÚNICA: La Asamblea puede otorgar un voto de confianza a su Presidente o a los miembros que componen la mesa para resolver cualquier asunto que sur­ja durante la sesión cuya solución en la misma resulte complicada o dilatada, siempre que no sea necesario el acuer­do de la Asamblea. Cualquier Diputado puede proponer la concesión del voto de confianza.

DISPOSICION FINAL

ÚNICA: El presente Reglamento comen­zará a regir a partir de la fecha de su publicación en la Gaceta Oficial de la República.

DADO en la Asamblea Nacional del Po­der Popular, en la ciudad de La Habana, a los tres días del mes de enero de mil novecientos ochenta y tres, “Año del 30 Aniversario del Moncada”.

VIII Legislatura

Asamblea Nacional del Poder Popular

Dirección: Paseo del Prado # 422 e/ San José y Dragones
Teléfono: 7 869 4200