IX Periodo Ordinario de Sesiones

“La humanidad necesita que se eliminen todas las formas de discriminación e intolerancia”

La diputada Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, intervino en la tarde de este lunes en la 137 Asamblea de la Unión Interparlamentaria, que tiene lugar en San Petersburgo, Rusia.

A continuación, el texto íntegro:

Sr. Presidente

Nos complace estar en esta bella ciudad que marcó hace cien años  un hito histórico crucial para la humanidad.

Sr. Presidente:

La  humanidad necesita que se  eliminen todas las formas de discriminación e intolerancia, incluidas las basadas en la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, el origen nacional, étnico o social, las discapacidades, entre otras. Consideramos que cualquier doctrina basada en la superioridad racial o cultural debe rechazarse enérgicamente, al igual que toda acción que entrañe prejuicio, discriminación, estereotipos y perfiles raciales, la difamación de religiones, que van en contra de la dignidad humana, la igualdad y la justicia.

Cuba reitera que debe respetarse también la diversidad de sistemas políticos, sociales, culturales y religiosos, a fin de contribuir al establecimiento de un mundo pacífico y próspero, un orden mundial justo y equitativo y un entorno propicio para el intercambio de experiencias humanas, así como el respeto pleno del derecho a la libre determinación de todos los pueblos.

Sr. Presidente:

Cuba reafirma que la cultura es un componente esencial del desarrollo de los derechos humanos, constituye una fuente de identidad, innovación y creatividad para las personas y las comunidades y es un factor importante para la inclusión social y la erradicación de la pobreza al promover el crecimiento económico y la implicación en los procesos de desarrollo.

No obstante, la participación ciudadana en la vida cultural de cualquier nación está amenazada por la concentración expansiva y arrolladora de las grandes transnacionales que tienen el poder de la industria de la producción y distribución del producto cultural, donde no pocas veces deforman los patrones: la fama sustituye al talento y la actitud frívola de la vida es algo que se premia con el éxito, porque el no pensar, el consumir sin pensar, es uno de los mecanismos culturales de dominación.

Sr. Presidente

En mi país prolifera cada vez más un ambiente  multicultural, respaldado por nuestra Constitución y nuestras leyes donde están definidos los derechos étnicos, religiosos o raciales, así como  los castigos a la transgresión de los mismos.

Dentro de las transformaciones del Estado cubano desde 1959 está el propósito de erradicar los prejuicios raciales, hasta llegar al punto de que hoy en día un 40 por ciento del actual Parlamento lo integran personas negras o mestizas, aunque este es un fenómeno que en nuestra sociedad todavía presenta reminiscencias, y en no pocas ocasiones es sobredimensionado por la política estadounidense en su vano intento de desunir al pueblo cubano.

Como expresó el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz “no hay nada más absurdo ni nada más criminal que la discriminación”. Por ello, nuestra sociedad lucha por afrontar con amor, con educación, este prejuicio creado por los siglos por aquella institución tan odiosa  que fue la esclavitud.

En nuestra nación se desarrolla de manera armónica el ecumenismo heterogéneo, dentro del más profundo respeto a la pluralidad religiosa, social y cultural, como respuesta positiva a la búsqueda de la unidad mediante proyectos e ideas comunes entre las diferentes manifestaciones de la fe.

Prueba de ello es que hoy  disfrutan de plena libertad para sus actividades y el logro de sus objetivos, las siete religiones establecidas, con cerca de 80 denominaciones y 40 instituciones y órdenes religiosas, las cuales se desenvuelven en más de 12 mil lugares de culto y reunión.

Varias instituciones religiosas y la masonería poseen, dirigen y administran instituciones asistenciales para la atención a ancianos y discapacitados físicos y mentales, aunque es menester subrayar que las iglesias cubanas e instituciones teológicas, como todo nuestro pueblo, afrontan dificultades de sostenimiento económico a consecuencia del criminal bloqueo financiero, económico y comercial que las administraciones norteamericanas han mantenido sobre el pueblo cubano por más de cincuenta años y  ahora,  con el gobierno de Donald Trump, se vuelve a recrudecer.  Esa política agresiva  limita las relaciones con sus contrapartes en Estados Unidos y parcialmente en otras naciones, por cuentas bancarias bloqueadas.

Señor Presidente:

La voluntad cubana de promover el pluralismo cultural y la paz  y su trabajo en el sostenimiento del  diálogo interreligioso es lo que explica que nuestro país fuera sede de la primera reunión entre un Sumo Pontífice, el Papa Francisco,  y el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de toda Rusia, su Santidad Kirill, tras el Cisma que separó a ortodoxos y católicos en 1054.  En La Habana, ambos dejaron atrás un milenio de discordias eclesiales y emitieron una declaración ecuménica en la cual condenaron la guerra y el terrorismo, e hicieron votos por la paz. ! Ojalá que todos hiciéramos lo mismo!

Muchas Gracias

VIII Legislatura

Asamblea Nacional del Poder Popular

Dirección: Paseo del Prado # 422 e/ San José y Dragones
Teléfono: 7 869 4200